La oración de la tarde – March 1, 2018

El silencio, la quietud, y centrado ante Dios (2 minutos)

Confesión: 

Dios misericordioso, nos recuerda que su hijo fue tentado en el desierto como estamos y, sin embargo, ganó la victoria sobre el pecado. Y ahora, a causa de su victoria, tenemos la esperanza de que también nosotros podemos ser victorioso sobre las tentaciones que enfrentamos en nuestra vida. Hay momentos en que nos sentimos débiles, y hacemos cosas que no deberíamos haber hecho, y hay veces cuando dejamos deshacer muchas cosas que deberíamos haber hecho. Hemos fallado a amarte  con todo nuestro corazón, mente y alma, y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Intentamos poner excusas por nuestras acciones, pero no hay excusa para ceder a la tentación. Señor, danos la fuerza y el coraje que necesitamos para superar nuestras debilidades para que algún día podamos estar ante ustedes y oírle decir, “Bien hecho, mi buen siervo y fiel.” Le pedimos estas cosas en el nombre de su Hijo y nuestro Salvador, Jesucristo. Amén.

Lectura y escritura devocional

Juan 15:4-5  (NTV)

Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Pues una rama no puede producir fruto si la cortan de la vid, y ustedes tampoco pueden ser fructíferos a menos que permanezcan en mí.

Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada.

Me encanta la palabra cumplir. Connota una relación profunda. Es más que un casual esperando. Es habitar con o continuar en una estancia con alguien. En el pasaje de hoy, Jesús nos invita a una comunión íntima con él. Él quiere que confiemos en él y al mismo tiempo quiere habitar en nosotros. Es esta simbiosis divino que crea Dios es fruto en nuestra vida. Como permanecemos en Él, su fuerza de vida permanece en nosotros. Es su espíritu y su energía que produce sus frutos. Ahora puedo entender por qué queremos obedecer a Dios, pero lo que me asombra es que Dios es el promotor principal. Jesús es dar la invitación. Dios desea vivamente este tipo de relación con nosotros. Oh que tomaría su invitación y abrir nuestros corazones y comenzar a la comunión con él. Hoy, elija para morar en Cristo.

La plegaria de hoy
Querido Jesús, ayúdame a cumplir en usted. Ayúdame a sincera comunión con vosotros, pasar tiempo en su palabra y empaparse de su beca. Ayúdame a escuchar su voz y a dar su fruto. Además, querido Jesús, por favor venga y Permaneced en mí. Amén

 

Concluir con el silencio (2 minutos)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.