Momento de enfoque – 25 de enero

Silencio y Centrado- PAUSA DE 2 MINUTOS DE SILENCIO

Oración: Padre, Tú eres fiel

Antes de comenzar, pídale al Espíritu Santo que aquiete su corazón y traiga a su mente las muchas razones que tiene para estar agradecido. Tome tiempo para recontar las bondades del Señor.
Padre, es bueno alabarte y proclamar Tu amor por la mañana y Tu fidelidad por la noche. ¡Tú eres El que me hace alegre! Abre mis ojos para ver las obras de Tus manos y patrocinar en mí, por Tu Espíritu, cánticos de alegría, ¡porque Tú eres digno de la mayor alabanza que puedo ofrecer!

Perdóname, Padre, por permitir que mi corazón sea capturado por las preocupaciones de este mundo, en lugar de Ti y Tu grandeza. ¡Así como Pablo y Silas, que pueda ser encontrado cantando en las “prisiones” que me enfrento! Estoy muy agradecido por el sacrificio de Jesucristo por mis pecados. ¡Que Él me ha salvado completamente y Él intercede por mí! ¡Aleluya! ¡Qué gran salvación es la mía! Señor, ¡Tú eres grande y eres asombroso!

Permite que siempre cante de Tu gran amor y haga conocer con mi boca tu fidelidad constante a través de todas las generaciones porque Tu amor permanece firme para siempre- Tu fidelidad está firme en el cielo mismo. Y yo sé que Tú eres capaz de hacer por encima y más allá de cualquier cosa que me pueda imaginar. Ayúdame a entrar siempre en Tu presencia con acción de gracias y alabanza porque Tú eres bueno y Tu gran amor perdura para siempre.

Gracias, Padre, porque tendiste Tu mano y me tienes agarrado, por rescatarme y ser mi apoyo en tiempos de dificultad. Que Tú te deleitas en mí está más allá de mi capacidad de entender. Ayúdame, Señor, a escuchar la canción que cantas sobre mí. Sáciame esta mañana con Tu gran amor, que toda mi vida cante de alegría. Que Tu favor repose sobre mí, Señor. Te pido que establezcas el trabajo de mis manos el día de hoy y que los propósitos del reino se logren en y a través de mi vida porque mi esperanza está en Ti, el creador del cielo y de la tierra. Tú eres mi gran recompensa y alabo Tu Santo Nombre.

Adoración

PALABRA

¿A dónde podría alejarme de tu Espíritu? ¿A dónde podría huir de tu presencia?. Salmos 139:7

Una de las partes más importantes de pasar tiempo con Dios es encontrarse con su presencia. Su presencia debe ser el núcleo de todo lo que hacemos. Dios odiaba tanto estar separado de nosotros que Jesús fue enviado a pagar el precio máximo. Y en la muerte de Jesús, el telón que separaba al Santo de los Santos de la humanidad se rasgó en dos, lo que significa que la presencia de Dios ya no estaba apartada, sino que estaba disponible para todos.

El Salmo 139:7-8 dice: “¿A dónde podría alejarme de tu Espíritu? ¿A dónde podría huir de tu presencia? Si subiera al cielo, allí estás tú; si tendiera mi lecho en el fondo del abismo, también estás allí”. Y el Salmo 84:3-4 dice: Señor Todopoderoso, rey mío y Dios mío, aun el gorrión halla casa cerca de tus altares; también la golondrina hace allí su nido, para poner sus polluelos. Dichoso el que habita en tu templo, pues siempre te está alabando”. La presencia de Dios está en todas partes. No hay ningún lugar al cual te puedas ir en el que él no esté contigo. No hay ninguna situación, conversación, trabajo o lugar en el cual no puedas encontrar a Dios.

Entonces, ¿cómo encontramos la presencia de Dios? ¿Cómo experimentamos su cercanía? Encontrarse con Dios es parecido a encontrarse con otra persona. No busco una experiencia con un amigo: simplemente busco conocerlo pasando tiempo con él, y como resultado obtengo una experiencia. Tampoco busco escuchar la voz de un amigo: simplemente entablo una conversación con él porque quiero conocerlo y como resultado escucho su voz.

Lo único acerca de buscar a Dios que lo hace diferente es que él es espíritu en lugar de carne. Juan 4:24 dice: “Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad”. ¡Pero es por esa misma razón que podemos conocerlo verdaderamente! La Biblia es clara en cuanto a que Dios está en todas partes y que el Espíritu Santo habita en nosotros. Su presencia ya está contigo. Encontrarse con él es tan simple como tomarse un tiempo para tomar conciencia de su cercanía.

Dios desea que lo conozcas. Tan grande es su deseo de encontrarse contigo Espíritu a espíritu, corazón a corazón, que Jesús dio su vida. Tómate el tiempo para simplemente buscar a Dios. Medita en su palabra. Permite que la Biblia llene tu corazón con fe. Y haz espacio para descansar en la presencia de Dios para que tu corazón cobre vida al revelarse su cercanía.

Concluir- PAUSA DE 2 MINUTOS DE SILENCIO

El Padre Nuestro (reza lentamente esto)
Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Ven, tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Y perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden. Y no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del maligno. Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria para siempre, Amén.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.