Conexión Medio de Semana – 6 de marzo de 2019

Silencio y Centrado

Escucha atentamente mi oración, oh Señoroye mi urgente clamor.Salmo 86: 6

Confesión:

Padre eterno y amoroso, nos consuelas, apoyas y animas. Tu bondad y bondad van más allá de nuestro entendimiento. Tu gracia es más rica y más profunda de lo que podemos comenzar a comprender. Sin embargo, a pesar de Tu amor amable y cuidado fiel, buscamos seguir nuestro propio camino y confiar en nuestros propios recursos. Una y otra vez, elegimos nuestros planes sobre tu voluntad. Una y otra vez, nuestro orgullo, autosuficiencia y egocentrismo nos llevan por mal camino. Confesamos que somos pecadores que necesitan perdón. Admitimos que somos personas imperfectas y quebrantadas que necesitan misericordia. A través de la persona y obra de Jesucristo, perdónanos por todas las veces que te hemos fallado. Limpia nuestros corazones y haz que sean nuevos y frescos. Renueva nuestras mentes por amor a tu Reino. Danos poder para ser discípulos de tu Hijo para su gloria. Oramos a través de Jesucristo nuestro Señor, en el poder del Espíritu Santo, Amén.

PAUSA DE 2 MINUTOS DE SILENCIO

Lectura y devocional:

“Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa”. Isaías 41:10

El Dios creador en su infinita sabiduría y amor eligió crear a la humanidad sabiendo muy bien que elegiríamos nuestros caminos en lugar de los suyos. Fuimos hechos con una increíble capacidad para vivir con nuestras propias fuerzas. Como resultado vemos tanto en la Biblia como en nuestras propias vidas, increíbles fracasos que muestran ante nuestros ojos claros ejemplos de nuestra debilidad colectiva. Lo vemos en la moralidad decreciente de la sociedad, lo vemos en la vida misma de quienes nos rodean y ante este cuadro simplemente parecería que no somos capaces de cambiarlo. La debilidad parece estar enredada en el tejido mismo de nuestro mundo. Un mundo que está plagado de la debilidad de quienes lo habitan.

Pero la Biblia también contiene historias increíbles de las victorias del pueblo de Dios. La lista es muy larga: Moisés y los egipcios, David y Goliat, Sansón y los filisteos, y la iglesia primitiva difundiendo el evangelio en todo el mundo a pesar de dificultades aparentemente insuperables. Ahora, junto con todas las historias de victoria, las Escrituras también contienen muchas historias de fracaso. Entonces, ¿qué hizo la diferencia? ¿Qué separa las historias de éxito de las historias de fracaso? La diferencia se encuentra en que el pueblo de Dios le permitió a él que sea su fortaleza. El éxito en las Escrituras se produjo únicamente cuando Dios se fortaleció en la debilidad del hombre.

El Salmo 103: 13-14 dice: “Tan compasivo es el Señor con los que le temen como lo es un padre con sus hijos. Él conoce nuestra condición; sabe que somos de barro”. Dios nos creó. Él conoce nuestra debilidad y sabe que lejos de él no podemos hacer nada. Pero la belleza del evangelio reside en que como creyentes ya no estamos separados de él. A través de la muerte de Jesús  ahora somos uno con Cristo envueltos en su historia de redención. Hemos sido salvados de tener que vivir la vida por nuestra cuenta y en nuestras propias fuerzas.

Tu Padre celestial te dice hoy: “Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa”. (Isaías 41:10). Tu Dios es el mismo Dios de David, Sansón, Pablo y Juan. El éxito que tuvieron ellos fue el resultado directo de haber elegido la fuerza de Dios por sobre la de ellos. Pablo escribió en 2 Corintios 12: 9: “Pero él me dijo: ‘Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad’. Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo”. Pablo eligió jactarse de su debilidad porque sabía de la fuerza inquebrantable de Dios en su propia vida. Sabía que su éxito era únicamente por la fuerza de su Dios.

Tu Padre celestial te promete su fuerza hoy. Así como él trabajó para ayudar a Pablo a difundir el evangelio y al igual que ayudó a David a matar al gigante Goliat, desea ayudarte hoy en lo que sea que esté por venir. Reconoce tu debilidad pero al mismo tiempo apégate al conocimiento de la increíble fuerza de tu Padre celestial. Deuteronomio 31:6 dice: “El Señor su Dios siempre los acompañará; nunca los dejará ni los abandonará”. La fuerza de Dios está siempre contigo. Todo lo que tienes que hacer es elegir sus caminos en lugar de los tuyos. Vive a la luz de la revelación de tu propia debilidad y de la fuerza de Dios, y experimentarás el poder del Creador del universo trabajando directamente en tu propia vida.

¿Dónde necesitas la fuerza de Dios? ¿Qué área de tu vida parece estar plagada de debilidad? Pídele a Dios que trabaje en tu vida y experimenta el fruto de colaborar con tu Padre celestial hoy mismo.

PAUSA DE 2 MINUTOS DE SILENCIO

El Padre Nuestro (reza lentamente esto)
Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Y perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden. Y no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del maligno. Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria para siempre, Amén.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.