Conexión Medio de Semana – 27 de marzo de 2019

Silencio y Centrado

Escucha, oh Señor, mi petición de justicia; ¡Presta atención a mi grito de ayuda! Escucha mi oración honesta. Salmos 17: 1

Confesión: Dios misericordioso, eres soberano y santo, compasivo y fiel. Nos creaste para estar en una relación amorosa contigo. Buscas moldearnos y guiarnos por tu perfecta voluntad. Sin embargo, nos rebelamos contra tu voluntad y buscamos nuestro propio camino. Elegimos seguir nuestros propios deseos, incluso cuando son destructivos. Nuestros corazones son rebeldes cuando hacemos lo que creemos correcto. Nos has llamado a negarnos a nosotros mismos, a tomar nuestras cruces y a seguirte. Perdónanos por perder la marca. Perdónanos por escurrirnos. Perdónanos por nuestra naturaleza pecaminosa y nuestra acción. Transforma nuestras vidas por el poder de tu Espíritu. Redímenos y restáuranos para glorificarte.

PAUSA DE 2 MINUTOS DE SILENCIO

Lectura y devocional:

“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva la firmeza de mi espíritu”. Salmo 51:10

Como seres humanos cargamos y sufrimos no solo por nuestros pecados sino también por la naturaleza caída del mundo que nos rodea, por eso tenemos una necesidad desesperada de transformación. Necesitamos desesperadamente la ayuda de un Dios que tiene el poder de limpiarnos no tan solo exteriormente, sino de transformarnos en el núcleo de lo que somos. Pero este Dios no nos obliga a transformarnos. Él trabaja cuando le damos espacio para que lo haga. Si vamos a experimentar la libertad, la alegría y el propósito que solo pueden venir de la obra interna del Espíritu Santo, debemos ser personas que buscan la transformación.

El Salmo 51:10-12 dice: Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva la firmeza de mi espíritu. No me alejes de tu presencia ni me quites tu santo Espíritu. Devuélveme la alegría de tu salvación; que un espíritu obediente me sostenga”. Aquí, en el Salmo 51, David nos da un ejemplo del corazón de alguien que busca la transformación. Él es un modelo de esa postura de humildad que nos llevará a encuentros poderosos con el amor transformador de Dios. Él no se sentó simplemente a vivir con lo que le atormentaba, sino que acudió a Dios con sus problemas para poder ser cambiado.

David comienza como todos deberíamos hacerlo, pidiéndole a Dios que haga una obra poderosa en su corazón. Y en este acto de pedirle a Dios que cree en él un corazón limpio, David se abre para recibir la poderosa obra del Espíritu Santo. Para recibir la transformación de Dios, tenemos que presentarnos ante él con humildad y honestidad para que él tenga espacio para hacer lo imposible en nuestras vidas.

A menudo gastamos la mayoría de nuestros esfuerzos tratando de convencer a los demás y a nosotros mismos de que no necesitamos ayuda. Trabajamos incansablemente para construir una fachada que muestre que lo tenemos todo controlado. Hacemos todo lo posible para mantener un sentido de control en nuestras vidas, incluso con respecto a nuestra espiritualidad. Pero al hacerlo colocamos las apariencias por encima de la realidad. Permitimos que lo que nos está destruyendo desde dentro persista simplemente porque no estamos dispuestos a reconocer que tenemos necesidad. Es como si intentáramos cubrir una herida externa con joyas, esperando que la belleza a nivel superficial tenga el poder de curar lo que está debajo. No necesitamos nada para cubrir nuestras heridas, necesitamos la curación que viene como resultado de acudir con un corazón honesto y abierto al único verdadero sanador.

La intención de Dios para ti y para mí hoy es que bajemos la guardia, echemos un vistazo honesto a nuestros corazones y reconozcamos nuestra necesidad de transformación. Él anhela que nos tomemos un momento y expresemos lo que nos está robando la vida abundante que consiguió voluntariamente en la cruz para nosotros. Tu Dios está dispuesto a transformarte y es capaz de hacerlo. Lo que te ha atormentado durante tanto tiempo será sanado y destruido en tu vida si buscas continuamente la transformación de tu amoroso Padre celestial. Que experimentes una transformación poderosa hoy al entrar en un tiempo de oración guiada.

PAUSA DE 2 MINUTOS DE SILENCIO

El Padre Nuestro (reza lentamente esto)
Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Y perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden. Y no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del maligno. Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria para siempre, Amén.

One thought on “Conexión Medio de Semana – 27 de marzo de 2019

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.