Devocional de Cuaresma – 16 de Marzo de 2020

Silencio y centrado

Salmos 46:10 (NTV)

¡Quédense quietos y sepan que yo soy Dios!

PAUSA POR 2 MINUTOS DE SILENCIO

Lectura y devocional:

Salmos 62:5 (NTV)

Que todo mi ser espere en silencio delante de Dios, porque en él está mi esperanza.

A veces es muy difícil esperar. Estamos muy motivados. Las cargas, las pasiones, las ambiciones se turnan para movernos de un momento a otro, sin apenas dejarnos tiempo para respirar. Incluso cuando no tenemos necesidades apremiantes, llenamos nuestro tiempo de trabajo. Y cuando no tenemos prisa en el exterior, estamos dando vueltas y vueltas adentro, profundamente en los recovecos de nuestra mente. Pensamientos fuera de control, emociones que nos golpean, voces que nos ordenan seguir adelante, seguir avanzando.

Todo el tiempo nuestra alma está clamando por descansar. Y todo el tiempo Dios está esperando dárnoslo. Él desea que nos detengamos y lo conozcamos. David lo sabía, así que se obligó a detenerse y esperar. Él escribió: “Deja que todo lo que soy espere en silencio ante Dios”. ¿Y por qué? ¿Por qué hizo esto David? Porque sabía que Dios era su única esperanza de paz. Él declaró: “Mi esperanza está en Él”. Puede ser lo mismo para ti. Hoy elige parar la locura. Detén el ajetreo. Elige esperar, espera en silencio ante Dios. Conócelo, ámalo, comunión con Él. Mientras lo hace, encontrará su esperanza en Dios.

La oración de hoy
Padre, sé que he estado tan ocupado que no me he tomado el tiempo necesario para estar contigo. Ayúdame a cambiar. Ayúdame mientras busco esperarte. Ayúdame mientras intento calmar mi corazón. Ayúdame a escuchar tu voz. Ayúdame a ver tu cara. Ayúdame a encontrar mi esperanza en ti. AMÉN

PAUSA POR 2 MINUTOS DE SILENCIO

Padre Nuestro (lentamente reza esto) Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino, Hágase tu voluntad en la tierra, como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Y perdona nuestras ofensas, como perdonamos a los que nos ofenden. Y no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del maligno. Para ti es el reino, el poder y la gloria para siempre, Amén.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.