Encuentro con Dios – 14 de marzo

2 minutos de silencio y centrado: pausa para el silencio

Confesión:

Dios misericordioso, tu amor por nosotros es interminable, incondicional e infalible. Incluso cuando nos alejamos de Tus brazos amorosos, Tu amor inquebrantable por nosotros es constante. Nuestro amor por ti puede ser inconstante e irresponsable. Vagamos hacia los brazos de la lujuria, la idolatría y la felicidad temporal. Sabes que seremos infieles, pero continúas amándonos y llamándonos Tuyos. Perdónanos por nuestros corazones descarriados, nuestra naturaleza pecaminosa y nuestra falta de fidelidad. Gracias por el perdón que extiendes a través de Jesús. Limpia nuestras almas y reconcilianos de nuevo en Tus amorosos brazos. En el nombre de Jesús oramos, Amén.

Lectura bíblica: Juan 3:14-21

14 »Como levantó Moisés la serpiente en el desierto, así también tiene que ser levantado el Hijo del hombre, 15 para que todo el que crea en él tenga vida eterna.[a]

16 »Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. 17 Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. 18 El que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios. 19 Esta es la causa de la condenación: que la luz vino al mundo, pero la humanidad prefirió las tinieblas a la luz, porque sus hechos eran perversos. 20 Pues todo el que hace lo malo aborrece la luz, y no se acerca a ella por temor a que sus obras queden al descubierto. 21 En cambio, el que practica la verdad se acerca a la luz, para que se vea claramente que ha hecho sus obras en obediencia a Dios».

El Padre Nuestro (reza lentamente esto)

Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Y perdónanos nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del maligno. Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria para siempre. Amén.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.