Encuentro con Dios – 20-21 de marzo

2 minutos de silencio y centrado: pausa para el silencio

“Estad quietos y reconoced que yo soy Dios; – Salmo 46:10

Confesión:

Dios de misericordia, enviaste a Jesucristo a buscar y salvar a los perdidos. Confesamos que nosotros también nos hemos alejado de ti. El orgullo y el egoísmo nos desvían del camino. No hemos podido amar de la forma en que nos has amado. Hemos ignorado tu verdad y tus enseñanzas. Oh Dios, ten piedad de nosotros. Perdónanos nuestros caminos pecaminosos y vuélvenos hacia Tu camino de justicia a través de Tu Hijo, Jesucristo nuestro Salvador. Amén.

lectura de las escrituras:

Hebreos 5:5-10

Tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino que Dios le dijo:

«Tú eres mi hijo;
    hoy mismo te he engendrado».[a]

Y en otro pasaje dice:

«Tú eres sacerdote para siempre,
    según el orden de Melquisedec».[b]

En los días de su vida mortal, Jesús ofreció oraciones y súplicas con fuerte clamor y lágrimas al que podía salvarlo de la muerte, y fue escuchado por su reverente sumisión. Aunque era Hijo, mediante el sufrimiento aprendió a obedecer; y, consumada su perfección, llegó a ser autor de salvación eterna para todos los que le obedecen, 10 y Dios lo nombró sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.

Mensaje:

Uno pensaría que una obra tan maravillosa y milagrosa de Dios, la vista de un ciego restaurada, desencadenaría una ola de gozo en toda la ciudad. Uno estaría equivocado. Jesús, como ve, realizó esta curación en sábado.

La respuesta de la élite religiosa fue espantosa: “¡Si Jesús hizo barro, entonces claramente se dedicó al trabajo! Esto podría haber esperado un día “.

Cuando esa es nuestra perspectiva, cuando esa es nuestra cruel conclusión de un milagro genuino, tenemos un problema de visión grave. Los fariseos no vieron el alma necesitada; vieron una violación de las reglas. En lugar de compasión, repartieron desprecio. En lugar de celebración, se dedicaron a la condenación. Y cuando el hombre simplemente compartió lo que Jesús había hecho por él, “lo echaron” (Juan 9:34).

Sin embargo, la historia termina bien. Jesús encuentra al hombre y le dice: “¿Crees en el Hijo de Dios?” (Juan 9:35)

En este punto, la pregunta no está dirigida a otra persona. Jesús nos dirige la pregunta. Y en nuestro corazón, tenemos que responder. ¿Creemos realmente en Jesús? No, no basta con señalar que pertenecemos a una iglesia. Ese detalle en sí mismo no tiene más mérito que la membresía de los fariseos en la sinagoga. No es suficiente decir que desde su juventud fuimos a grupos de estudio bíblico. No es adecuado responder que hemos memorizado las doctrinas, o leído la Biblia de cabo a rabo, o que nos conocemos los himnos de memoria.

¿Crees que Jesús es el Hijo de Dios? ¿Le hemos dejado quitar nuestra ceguera para que podamos reconocerlo como Salvador? ¿Creemos que Él es el único Salvador, el mediador a quien Dios envió, verdaderamente humano y verdaderamente justo? ¿Creemos que Jesús es el Salvador? ¿Que murió por tus pecados y que solo él estaba calificado para pagar por nuestra culpa? ¿Le hemos pedido a Jesús que gobierne en nuestro corazón?

Los invito a hacer esta oración conmigo hoy.

Señor, te pedimos que abras nuestros ojos. Ayúdanos a reconocer que somos personas muy inadecuadas. No sabemos cómo solucionar nuestros problemas. No hay camino que podamos tomar que nos libere de nosotros mismos. Ayúdanos, Señor, a venir, como este hombre, y adorar a tus pies, a reconocer que has venido al mundo para iluminarnos en nuestras tinieblas, para guiarnos por los caminos desconcertantes que debemos recorrer, y traernos al lugar de la limpieza y de los ojos abiertos. En el nombre de Jesus. Amén.

El Padre Nuestro (reza lentamente esto) Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Y perdónanos nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del maligno. Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria para siempre. Amén.

ENCOUNTER WITH GOD – MARCH 20-21

Silence and Centering     Pause for 2 Minutes of Silence

“Be still, and know that I am God; – Psalm 46:10

Confession:

God of mercy, You sent Jesus Christ to search for and save the lost. We confess that we, too, have wandered away from You. We are taken off path by pride and selfishness. We have failed to love the way You have loved us. We have ignored Your truth and teachings. Oh God, have mercy on us. Forgive us our sinful ways and turn us towards Your path of righteousness through Your Son, Jesus Christ our Savior. Amen.

Scripture Reading:

Hebrews 5:5-10

In the same way, Christ did not take on himself the glory of becoming a high priest. But God said to him,

“You are my Son;
    today I have become your Father.”[a]

And he says in another place,

“You are a priest forever,
    in the order of Melchizedek.”[b]

During the days of Jesus’ life on earth, he offered up prayers and petitions with fervent cries and tears to the one who could save him from death, and he was heard because of his reverent submission. Son though he was, he learned obedience from what he suffered and, once made perfect, he became the source of eternal salvation for all who obey him 10 and was designated by God to be high priest in the order of Melchizedek.

The Our Father (slowly pray this)
Our Father which art in heaven, Hallowed be thy name. Thy kingdom come, Thy will be done on earth, as it is in heaven. Give us this day our daily bread. And forgive us our trespasses, as we forgive those who trespass against us. And lead us not into temptation, but deliver us from the evil one. For yours is the kingdom, the power, and the glory forever, Amen.

Encuentro con Dios – 14 de marzo

2 minutos de silencio y centrado: pausa para el silencio

Confesión:

Dios misericordioso, tu amor por nosotros es interminable, incondicional e infalible. Incluso cuando nos alejamos de Tus brazos amorosos, Tu amor inquebrantable por nosotros es constante. Nuestro amor por ti puede ser inconstante e irresponsable. Vagamos hacia los brazos de la lujuria, la idolatría y la felicidad temporal. Sabes que seremos infieles, pero continúas amándonos y llamándonos Tuyos. Perdónanos por nuestros corazones descarriados, nuestra naturaleza pecaminosa y nuestra falta de fidelidad. Gracias por el perdón que extiendes a través de Jesús. Limpia nuestras almas y reconcilianos de nuevo en Tus amorosos brazos. En el nombre de Jesús oramos, Amén.

Lectura bíblica: Juan 3:14-21

14 »Como levantó Moisés la serpiente en el desierto, así también tiene que ser levantado el Hijo del hombre, 15 para que todo el que crea en él tenga vida eterna.[a]

16 »Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. 17 Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. 18 El que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios. 19 Esta es la causa de la condenación: que la luz vino al mundo, pero la humanidad prefirió las tinieblas a la luz, porque sus hechos eran perversos. 20 Pues todo el que hace lo malo aborrece la luz, y no se acerca a ella por temor a que sus obras queden al descubierto. 21 En cambio, el que practica la verdad se acerca a la luz, para que se vea claramente que ha hecho sus obras en obediencia a Dios».

El Padre Nuestro (reza lentamente esto)

Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Y perdónanos nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del maligno. Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria para siempre. Amén.

Encounter With God- March 14th

This image has an empty alt attribute; its file name is cwg_1600x900.jpg

2 Minutes of Silence and Centering     – Pause for Silence

“Be still, and know that I am God; – Psalm 46:10

Confession: Gracious God, Your love for us is unending, unconditional and unfailing. Even when we wander from Your loving arms, Your steadfast love for us is constant. Our love for You can be fickle and feckless. We wander away into the arms of lust, idolatry, and temporary happiness. You know that we will be unfaithful, but You continue to love us and call us Your own. Forgive us for our wayward hearts, our sinful nature and our failure to remain loyal. Thank You for the forgiveness You extend through Jesus. Cleanse our souls and reconcile us back into Your loving arms. In Jesus’ name we pray, Amen.

Scripture Reading: 

John 3:14-21 (NIV)

14 Just as Moses lifted up the snake in the wilderness, so the Son of Man must be lifted up,[a] 15 that everyone who believes may have eternal life in him.”[b]

16 For God so loved the world that he gave his one and only Son, that whoever believes in him shall not perish but have eternal life. 17 For God did not send his Son into the world to condemn the world, but to save the world through him. 18 Whoever believes in him is not condemned, but whoever does not believe stands condemned already because they have not believed in the name of God’s one and only Son. 19 This is the verdict: Light has come into the world, but people loved darkness instead of light because their deeds were evil. 20 Everyone who does evil hates the light, and will not come into the light for fear that their deeds will be exposed. 21 But whoever lives by the truth comes into the light, so that it may be seen plainly that what they have done has been done in the sight of God.

The Our Father (slowly pray this)
Our Father which art in heaven, Hallowed be thy name. Thy kingdom come, Thy will be done on earth, as it is in heaven. Give us this day our daily bread. And forgive us our trespasses, as we forgive those who trespass against us. And lead us not into temptation, but deliver us from the evil one. For yours is the kingdom, the power, and the glory forever, Amen.

Grace For Grief – #1

3 Minutes of Silence and Centering     – Pause for Silence and breathe in God’s Life & Peace!

Scripture reading:

2 Corinthians 1:3-4

Blessed be the God and Father of our Lord Jesus Christ, the Father of mercies and God of all comfort, who comforts us in all our affliction, so that we may be able to comfort those who are in any affliction, with the comfort with which we ourselves are comforted by God.

Insight

There is no such thing as a life without pain and trial, and therefore no such thing as a person without need of comfort. Don’t let anyone deceive you into thinking that the key to leading a joy-filled Christian life is avoiding pain; that simply is not possible in this sinful world, and neither is it profitable for us. God could choose to insulate you from hurt, but instead He allows you to experience the tough times that draw you closer to Him.- Charles Stanley

Quote: “ Feel. Grieve. Just sit and let it all rip you apart. And then get up and keep breathing. One breath at a time. One day at a time. Wake up, and be shredded. Cry for a while. Then stop crying and go about your day. You’re not okay but you’re alive.” – Jasinda Wilder

Song of Inspiration:

Prayer:  The Our Father (slowly pray this)
Our Father which art in heaven, Hallowed be thy name. Thy kingdom come, Thy will be done on earth, as it is in heaven. Give us this day our daily bread. And forgive us our trespasses, as we forgive those who trespass against us. And lead us not into temptation, but deliver us from the evil one. For yours is the kingdom, the power, and the glory forever, Amen.